Corre por tu vida

Nunca antes me había sentido tan identificado con esta frase. La había escuchado, la había utilizado incluso, pero nunca había sentido con claridad su profundo significado.

No me había percatado -o más bien me asustaba pensarlo- que el Mundo es implacable, que sigue siendo depredador, y que nada va a ocurrir si tú no haces que ocurra. Que tu falta de acción faculta a otros a resolver por tí.

Estamos tan acostumbrados a dar todo por sentado: si abro la llave del agua, agua saldrá, un trabajo interesante siempre lo podré tener, mis hijos van a nacer sanos indudablemente, tendrán una vida interesante, se casarán y tendrán descendencia, alimento siempre habrá ¿qué son esas cosas acerca del Fin del Mundo, de la destrucción del Planeta? Eso no existe, hay lugar para todos.

¿Porqué entonces a una edad madura, de pleno potencial, con toda la fuerza y las ideas completas, siento que no tengo nada, que no he cumplido metas, que un vacío se precipita? Veo amigos caer, sufrir a gente que quiero, sueños sin cumplir y esperanzas desvanecerse.

Y ahora me queda claro, no estoy corriendo por mi vida. No estoy haciendo que las cosas sucedan a mi alrededor. Si fuera un animal en la Selva ya me habrían consumido, no tendría la menor oportunidad. No he tenido la claridad de intento -la que nace de la profundidad de tu voluntad, de tu plexo solar- para levantarme todos los días, agradecer al Universo mi existencia, aprestar mi cuerpo y mi mente, y salir a la caza, a la persecución de mis sueños. Se lo debo a mis ancestros y a mi descendencia, y más que nada a mí mismo: ser el mejor Ser Humano que hay bajo el Sol. En mis pensamientos y en mis actos.

Mi responsabilidad como Ser Humano es llevar al máximo mis facultades: reconocerlas, explorarlas, cultivarlas y potenciarlas, mientras aún es tiempo, mientras tenga las fuerzas.

Es mi compromiso:
– Meditar las ideas y ante la conclusión actuar en concordancia.
– Aprovechar todos y cada uno de los minutos de mi día.
– Eliminar de mi léxico -de mi lenguaje y de mi mente- el “trataré”, “lo intentaré”, “a ver si puedo”, “hice mi mejor esfuerzo”, “a ver qué día nos vemos”, “sería bueno hablarnos” y toda verbalización que equivoque mi INTENTO.
– Trabajar con energía, con total atención en las tareas, y al terminar el día dormir sin remordimientos, para levantarme y continuar hacia adelante, siempre en acción.

Corre por tu vida, camina siempre adelante, Siempre en Acción.

Acerca de siemprenaccion

En búsqueda permanente de la comprensión y el entendimiento de las cosas.
Esta entrada fue publicada en Energia, Futuro, Intento, Motivacion, Vida, Voluntad y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Corre por tu vida

  1. Patty dijo:

    que padre que personas como tú escriban este tipo de pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s