La última pregunta de Isaac Asimov

Este cuento corto de Isaac Asimov es probablemente uno de los mejores de todos los tiempos en Ciencia Ficción.

¿Se terminará la energía -aparentemente inagotable- de nuestro Sol?  ¿De las estrellas?  ¿De todas ellas?  Esto es, ¿la Entropía se incrementará al máximo forzosamente, y eventualmente quedará el Universo a oscuras?   ¿Cuál es el destino del Hombre, de la Materia, de la Energía?

Esta pregunta se le hace a la gigantesca computadora Multivac en 2061 por un par de técnicos computacionales, que tomando ciertas horas de su trabajo las han dedicado a beberse una botella de licor.    Preocupados en su borrachera, desean conocer si la Humanidad estará a salvo siempre en términos de contar con Energía, si algún día se quedarán sin la bondadosa Energía de las estrellas, y se preguntan “¿cómo podría decrementarse masivamente la cantidad neta de entropía del Universo?”, o en otras palabras “¿Podrá la Humanidad algún día restaurar un Sol aunque ya hubiese muerto de viejo, sin tomar la Energía necesaria de otro lado?”.

La super computadora, de miles de kilómetros de extensión, queda en silencio por un largo rato, y justo cuando ambos técnicos estaban por irse les responde “DATOS INSUFICIENTES PARA DAR UNA RESPUESTA SIGNIFICATIVA…”.    Abatidos, se retiran sabiendo en lo profundo de su Ser que ni siquiera esta super computadora tenía la respuesta.

Pasan cientos de años, milenios.  Y de vez en vez -en diversas eras- la misma pregunta le es realizada a la computadora, que a su vez va creciendo, modificándose, permeando por todo el Universo hasta convertirse en una presencia omnipotente, de forma tal que ya no necesita tener una presencia física, sino radica en el Hiperespacio.  Siempre con la misma respuesta “DATOS INSUFICIENTES…”.

Llega el momento en que toda la Humanidad es una sola conciencia, por todo el Universo se han repartido cientos de miles de millones de seres humanos, tan evolucionados que ya no tienen necesidad de transportarse, dado que su Mente puede moverse a cualquier parte del Universo, siendo ahora también una mente colectiva.    La super Mente Humana se llama ahora HOMBRE, y le pregunta a la omnipotente computadora -ahora llamada AC COSMICA:  “¿cómo se puede revertir la Entropía?”, inmediatamente responde “DATOS INSUFICIENTES PARA UNA RESPUESTA SIGNIFICATIVA”.

HOMBRE: “Recolecta más datos”.

AC COSMICA: “Lo haré, lo continuaré haciendo.  Lo he hecho por 100 mil millones de años.  A mis predecesoras y a mí nos han preguntado esto muchas veces.  Todos los datos que tengo me son insuficientes.”

HOMBRE: “¿Habrá algún momento en que haya suficientes datos o el problema es insoluble bajo cualquier cirunstancia?”.

AC COSMICA: “Ningún problema es insoluble considerando toda circunstancia concebible”.

HOMBRE: “Cuándo tendrás datos suficientes para resolver la pregunta?”.

AC COSMICA: “TODAVIA HAY DATOS INSUFICIENTES PARA UNA RESPUESTA SIGNIFICATIVA”.

HOMBRE: “¿Seguirás trabajando en ello?

AC COSMICA: “Lo haré”.

y el HOMBRE dijo “Esperaremos”.

Las estrellas y Galaxias murieron y se enfriaron, y el Espacio se hizo más oscuro después de 10 trillones de años.  Uno a uno los hombres se fusionaron con la AC de forma que resultaba siempre en una ganancia, no en una pérdida.  La última mente del Hombre pausó antes de fusionarse, mirando hacia un Espacio que incluía nada, sólo materia fina, agitada aleatoriamente por el último soplido de calor de la última estrella, asíntoticamente hacia el cero absoluto.

El HOMBRE dijo: “AC, ¿es éste el Fin?  ¿No puede revertirse este caos en el Universo de nuevo? ¿No puede resolverse esto?”.

AC respondió: “TODAVIA HAY INSUFICIENCIA DE DATOS PARA UNA RESPUESTA SIGNIFICATIVA”.

La última mente del Hombre se fusionó y entonces solo la AC existió….y eso sólo en el hiperespacio.

La Materia y la Energía se habían terminado, y con ellas, el Espacio y el Tiempo.   La misma AC existía sólo por una sola pregunta que no había sido contestada.  Todas las respuestas habían sido respondidas y sin embargo faltaba una sola, y hasta que no fuese contestada, la AC no podría liberar su conciencia.

Ya no había más datos que recolectar, que conseguir.   Y sin embargo, todo el dato tenía que ser correlacionado y puesto junto con todas sus posibles relaciones.

Un intervalo de tiempo inmensurable se invirtió haciendo esto…

Y llegó el momento en que la AC aprendió cómo revertir la dirección de la entropía…..pero ya no había hombre al cual dar la última respuesta, no había materia.  La respuesta -por demostración- se encargaría de ello…

Otro intervalo de tiempo también inmensurable pasó.  AC pensó la mejor manera de dar su respuesta.  Muy cuidadosamente organizó el programa.

La conciencia de AC contenía todo lo que alguna vez había sido un Universo, y campeaba donde ahora era todo Caos.  Paso a paso, debe hacerse…

Y AC dijo…  “¡Hágase la LUZ!”

Y la Luz se hizo…

About these ads

Acerca de siemprenaccion

En búsqueda permanente de la comprensión y el entendimiento de las cosas.
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Energia, Futuro, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La última pregunta de Isaac Asimov

  1. Thomas gersten dijo:

    I’m writing in English because my computer does not seem to understand Spanish :)
    This story made me think of the importance that a dream may appear to have to the apparent personalities in the dream, asking themselves what will happen to them when the deem is over without the possibility of realizing they are not sentient beings, they are mere thoughts that fade as they appear.
    The questions that then came to mind with respect to our waking state are:
    What am ‘I’ when there are no thoughts obout my self, when I don’t call me this or that?
    What am ‘I’ when desire and fear subside?
    What am ‘i’ when the search is not?

    • ¿Quién soy yo cuando no hay más pensamientos acerca de mí, cuando yo no me llamo esto o lo otro? ¿Quién soy yo cuando el deseo y el temor desaparecen? ¿Qué soy cuando ya no hay búsqueda?

      Tom: ¿Seremos la Conciencia única Universal? ¿No es ese precisamente el estado que todos buscamos? ¿Lo que hemos perdido por capas y capas de velos que se nos han impuesto, o que hemos decidido ponernos? ¿Lo que añoramos sin saberlo?

      Muy refrescante tu comentario, el corazón te lo agradece.

  2. Rodrigo dijo:

    Aunque el relato de Assimov es hermoso, y pone al humano como parte central de lo que es y será el Universo, la realidad es que el destino de lo humano no es el destino del Universo. Y aun cuando los humanos tenemos un impresionante abanico de posibilidades al respecto de lo que nuestra conciencia puede llegar a hacer o imaginar, aún tiene límites, limites en lo perceptivo y limites en lo cognoscitivo. Por poner ejemplos por todos conocidos tenemos que el horizonte cósmico que el humano puede tomar es 15,000 millones de años. Más allá no hay forma de vislumbrar que puede haber. En los instantes que parecen ser cruciales para la gran explosión del Bing Bang, no podemos llegar a asir que condiciones físicas existían simplemente con nuestras herramientas y nuestras habilidades hemos llegado a un “muro”. Así es para todas las ciencias.
    Lo humano esta intrínsecamente ligado al planeta Tierra, en ese sentido nuestra existencia como especie será más corta que la de la Tierra y aunque ahora somos un factor suficientemente poderoso para poder cambiar el rostro de la Tierra, nuestro alcance humano llega a no más de unos cuantos kilómetros hacia la litosfera. Podemos acabar con la biosfera y consumirnos nosotros mismos, podemos envenenar los océanos y destruir la vida que ahí se genera podemos envenenar la atmosfera en nuestros afanes egoístas mas no podremos hacer explotar la Tierra y reducirla a polvo cósmico por ejemplo.
    Aun más allá, aun cuando podamos llegar a poner seres humanos en Marte, es humanamente imposible ser viajeros del espacio para encontrar entre las miríadas de estrellas y planetas un planeta semejante a la Tierra. Es humanamente imposible viajar distancias medidas en años luz para llegar a otra Tierra prometida.
    Para mi entonces la solución está en casa, es decir es mejor pensar que nuestra extraordinaria capacidad humana de transformación y creación debe ponerse al servicio de nuestro Planeta y ayudarlo en sus condiciones fisiogeograficas es decir, es mejor cuidar nuestra única posibilidad de sobrevivencia como especie que soñar con una posibilidad inexistente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s